Craquelado: técnica y materiales para un resultado 10

El acabado craquelado es un clásico dentro de los artículos de decoración. La palabra deriva del francés craquelure, y quiere decir simplemente agrietado. Es una técnica decorativa que encontramos con frecuencia en objetos como jarrones, marcos, encimeras de pequeñas mesas o pintura sobre muebles, candelabros…

Para llevar a cabo un craquelado, sólo es necesario contar con los materiales adecuados y respetar sus normas de utilización. Existen productos craqueladores de un paso o de dos; los primeros son más rápidos y fáciles de emplear, pero los segundos proporcionan grietas más acentuadas.

La diferencia entre los tiempos de secado entre una capa de pintura o barniz superior y la superficie inferior es lo que provoca la aparición de las grietas.

En principio, hay que pintar la superficie a craquelar con una pintura acrílica de un color y dejar secar perfectamente. Después se aplica el primer paso del craquelador y, siguiendo las instrucciones del envase, se deja secar el tiempo indicado.

A continuación se aplica la segunda mano de pintura, también acrílica, y una vez seca, el segundo producto, que hará que esta capa se agriete y deje ver la inferior a través de las grietas. Lo mejor es usar colores que contrasten para que se vea bien el efecto.

Si quieremos acentuar el resultado, podemos aplicar una mano de pátina hecha con Betún de Judea y cera incolora, aplicándola con una brocha y retirando el exceso con un paño. Un acabado de lujo para cualquier objeto decorativo.

Escrito por | 7 de noviembre de 2009 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bricolage y Muebles

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Olga - 5 de diciembre de 2009 | 14:25

    Perdona, quería saber que colores son los de la primera imagen, y cual va primero para hacer yo un decorado igual para un salón rojo, negro y marrón. Si se le ocurren otras ideas por favor avíseme pero ante todo, los colores de la primera imagen y como lo hizo.

Deja una respuesta