Calefacción radiante en suelos y techos

La calefacción radiante es uno de los sistemas más eficaces que existen en la actualidad para climatizar las viviendas (bueno, no sólo calefacción; los sistemas también pueden incluir aire acondicionado). Las razones son varias: es un calor muy ecológico, con el que se ahorra mucho (sólo hay que poner el sistema a 20ºC para que sea eficiente), es sano y antialérgico, muy confortable y no se necesita colocar radiadores.

El problema del suelo radiante estriba en que para instalarlo es necesario hacer una obra importante, y el presupuesto se dispara. Además, no es compatible con suelos de madera, ya que este material no transmite bien el calor.

La solución a estos problemas la tenemos en los sistemas de techos radiantes. Mucho más fáciles de colocar (pueden ponerse en un falso techo), no impiden que en nuestra vivienda dispongamos de preciosos suelos de madera y aportan la misma confortabilidad.

Los techos radiantes llevan un sistema de tubos por los que circula el agua caliente (o fría en el caso de la climatización). Estos tubos pueden están insertados en una plancha de yeso laminado, similar a las de Pladur, o bien anclados al techo y cubiertas por una plancha de este tipo. También se acompañan de otra de poliestireno expandido para mejorar el aislamiento.

El calor distribuido de esta manera, desde el techo, se reparte de forma más homogénea que si lo irradiamos desde el suelo. Otras ventajas son el mejor rendimiento del sistema en cuanto a climatización y, como ya hemos comentado, lo fácil que es instalarlo.

Hay varias empresas que se dedican a instalar este tipo de sistemas, como por ejemplo Solarsom, pero este sistema todavía no está muy extendido. Sin embargo, desde Decorahoy le auguramos un espléndido futuro.

Imágenes: Grupo Solarco, Solarsom.

Escrito por | 21 de noviembre de 2009 con 2 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Consejos

Artículos relacionados

  • No Related Post

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta