Teñir madera: los productos y las técnicas (II)

Seguimos con el tema de los tintes para la madera. Si en nuestro anterior post hablábamos de cómo conseguir tonos similares a los de las maderas nobles, en este caso vamos a ir un poco más allá y veremos cómo podemos teñir la madera en colores, para obtener resultados tan espectaculares como el de este aparador azul.

De nuevo tenemos que partir de madera limpia y bien lijada, a poder ser de algún tono claro (pino, haya, chopo, abedul…) y con el poro muy abierto. Los tintes pueden ser, al igual que en el otro caso, al agua o al alcohol, y pueden presentarse en forma de polvo (anilinas) o ya preparados.

Los tintes al agua tienen colores más tenues, tipo pastel, y son más fáciles de manejar, aunque también son menos cubrientes. Encontrarás muchos colores en tiendas de manualidades y centros de bricolaje.

Pero si no quieres gastarte mucho, también puedes hacer tú mismo tus tintes empleando pinturas al agua (plásticas y acrílicas, o témperas). Sólo tienes que mezclarlos con agua y remover, licuando la pintura más o menos según quieras un tono más oscuro o uno más intenso. Por ejemplo, el verde obtenido en el acabado de este mueble de estilo oriental es perfecto para cualquier diseño.

Otra opción es usar tintes para tela, como los Iberia de toda la vida. En esta imagen se está usando un tinte rojo intenso para teñir un mantel individual de bambú. Una vez aplicado el producto hay que dejar secar bien la pieza y darle una mano de tapaporos (si hemos usado un tinte al agua; si es al alcohol, lo mejor es dar un barniz acrílico). Después se lija con lanilla de acero nº 0000 y se termina de proteger con un barniz acrílico en aerosol.

Foto 1: Pinto mi casa.

Foto 3: Lasmanualidades.com

Escrito por | 10 de diciembre de 2009 con 1 comentario.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bricolage y Decoracion

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta