Imanes para la nevera

Los imanes para la nevera, sencillos y divertidos artilugios totalmente desconocidos hace unas décadas, son ya algo que no falta en prácticamente ninguna vivienda. De propaganda, de diseño o hechos por uno mismo, quien más, quien menos tiene su propia y exclusiva colección en la puerta del frigorífico.

Letras, calculadoras, textos, zapatillas, “alimentos” de plástico… Casi cualquier motivo es susceptible de ser reproducido en forma de imán para la nevera. Pero también puedes hacerlos tú mismo de la forma más sencilla, para tu propia cocina o para regalar; son manualidades muy fáciles y bonitas. A continuación te doy una estupenda idea.

En primer lugar, tendrás que conseguir los materiales. Sólo te hará falta una pastilla de pasta para modelar (la encontrarás en cualquier bazar, papelería o tienda de manualidades), pinturas acrílicas o témperas, pegamento instantáneo, imanes y barniz en aerosol.

Extiende bien la pasta para modelar sobre una superficie plana con un rodillo o una botella de cristal. Deja una plancha con un grosor de aproximadamente 10 mm, y corta distintas formas con cortapastas de repostería.

Deja secar las formas y, cuando estén secas, lija los bordes para redondearlos con lija del nº 180. Después, quítales el polvo; es el momento de pintarlos con las pinturas acrílicas.

Deja secar de nuevo y pega los imanes por detrás con el pegamento instantáneo. Ya los puedes barnizar con el aerosol y, una vez secos… ¡A la nevera!

Vïa: Gastronovedades.

Escrito por | 3 de enero de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Bricolage y Cocina

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta