Pintar ventanas | Técnicas y materiales

Aunque actualmente hay gran cantidad de materiales, colores y terminaciones para escoger dentro de los marcos de nuestras ventanas, a veces se hace necesario darles un nuevo aspecto y recuperarlas en lugar de cambiarlas. Sobre todo, teniendo en cuenta la actual situación de la economía, es el momento de optar por reciclar en lugar de cambiar.

Las ventanas más antiguas, o directamente viejas, pueden reciclarse sin problemas con un poco de decapante, lija y pintura. En este caso estoy hablando de ventanas de madera pintada, típicas de las casas más viejas, pero el aluminio (el material de las ventanas de esta imagen) también puede decorarse con buenos resultados.

Si las ventanas de tu casa son de madera, y están descascarilladas y con la pintura amarillenta, empieza por aplicar un buen gel decapante y retirar la pintura ablandada (después de esperar el tiempo que indique el envase y con guantes de fregar) con una espátula, rasqueta y un cepillo de dientes viejo. Después frota la madera con lanilla de acero nº 000 y alcohol de quemar.

Rellena las fisuras o grietas con masilla para madera blanca y líjala cuando esté seca. Es el momento de aplicar una mano de selladora sintética y otras dos capas de esmalte acrílico, utilizando una brocha de buena calidad. Cubre los cristales y la pared con cinta de carrocero, y quítala en cuanto termines de pintar.

Si los marcos de tus ventanas son de aluminio sin lacar o dorado (esos tonos que ahora están ya totalmente pasados de moda), píntalos con selladora sintética, dando dos manos con rodillo estrecho o brocha de buena calidad. Después, pinta la superficie aplicando varias manos de esmalte-laca o pintura especial para metal; procura extenderla bien y no dejar brochazos ni goterones. También puedes lijar suavemente cada mano para lacar la madera como un profesional; hazlo con lija nº 400.

Escrito por | 25 de enero de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Bricolage y Consejos

Artículos relacionados

  • No Related Post

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta