Textura en la decoración

Si alguna vez has colocado en un cuarto un par de espejos, una alfombra o un cojín estampado; o simplemente un trozo de tela grande y bonito, sabes muy bien lo que se puede hacer en un espacio de esas características. La textura es algo que nos hace investigar con los ojos, algo que hace que el dormitorio parezca mucho, mucho mas grande.

La incorporación de textura no significa necesariamente mezclar y hacer coincidir patrones (aunque podría) tanto como significa mezclar los materiales de lo que están hechos. Si tienes un piso de concreto, puedes poner una alfombra rústica de colores suaves. Mientras, si no puedes pintar las paredes, una biblioteca o un colgante se transforman en la solución definitiva.

En el dormitorio se puede “jugar” con las texturas de la ropa de cama, que al final crearán una rica experiencia para los sentidos, además de agregar dimensión a la habitación.

En caso de dudas, intenta poner un espejo en la zona más obscura de la casa, siempre teniendo cuidado de ver qué es lo que refleja (no es muy aconsejable el reflejo de un inodoro). También puedes agregar varias mantas diferentes en la cama, una alfombra suave a los pies, etc.

Las cortinas son una gran forma de suavizar una pared ausente de color; y también son aconsejables en el caso de que tengas una ventana pequeña, ya que engaña a la vista y hace que se vea más grande. Para esto también puedes seguir la técnica de muchos diseñadores, que utilizan plantas en sus creaciones. Éstas llenan el espacio y añaden una gran variedad de texturas al ambiente.

Escrito por | 30 de abril de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Consejos y Decoracion y Dormitorio y Espacios

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta