Duchas de obra para el baño

Cada vez hay más propietarios de casas que deciden prescindir de la clásica bañera y colocar en su lugar una ducha. ¿Razones? Ocupan menos espacio, son más prácticas y visualmente aportan un aspecto muy contemporáneo.

Esto es especialmente cierto en el caso de las duchas de obra, tipo “gimnasio”. Los platos de ducha habituales están empezando a dejar lugar a las duchas de obra, con suelos a nivel con el resto del pavimento del baño que aportan una interesante continuidad visual al espacio.

Lo más importante a la hora de hacer una ducha de obra en el baño es establecer el sistema de desagüe en el suelo, así como la inclinación de éste para favorecer la evacuación del agua.

Las paredes deben estar también debidamente impermeabilizadas hasta una altura de por lo menos 1 metro. Una mampara de baño y/o un murete de obra es indispensable, para evitar que el agua de la ducha inunde el resto del baño.

En cuanto a la decoración del baño, lo normal es escoger un suelo distinto para la zona de la ducha y así separar los ambientes de forma visual; las paredes también se pueden “independizar” de esta manera. Pero si el baño es pequeño, es mejor dejar el mismo revestimiento en todo el espacio para dar sensación de amplitud.

Imágenes/ Archiexpo, Reformasblog

Escrito por | 25 de mayo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Artículos relacionados

  • No Related Post

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta