Cómo limpiar la chimenea

Tener un cuidado regular de la chimenea, y cuando decimos regular, con una vez al año está bien, es más que fundamental para conservar limpio el espacio, así como también es importante por la seguridad de las personas de la casa. Aquí os dejaremos una guía sencilla acerca de cómo limpiar la chimenea.

Cabe destacar que cuando nos referimos a la chimenea, solo hablamos de las partes a las que cualquier persona normal puede llegar, no intente meterse; todo el resto de la estructura conviene dejarla en manos de un profesional.

1-Los utilitarios que nosotros recomendamos usar son lentes de protección, guantes de goma, mascarilla para la nariz y boca y si desea una almohadilla para no ejercer tanta presión sobre las rodillas. La primera parte, ya todos sabrán que las cenizas se dejan enfriar por su cuenta, evitando tirarles excesivamente agua, ya que esta genera un cambio de temperatura brusca en el material que compone a la chimenea pudiendo generar grietas.

2-Cuando las cenizas están frías, se juntan con pala y se ponen en bolsas. Se pueden tirar a la basura, pero si tienen patio, les recomendamos hacer un pozo y tirarlas ahí, porque es tanto abono como las cáscaras de fruta. Luego se barre y se deja toda la base en perfectas condiciones de limpieza.

3-A continuación puede comenzar a remover con un cepillo viejo o una espátula, el hollín de las paredes, cuidando si así lo desea, de colocar previamente una manta de nylon de modo de que sea más fácil llevar los restos después.

4-Luego viene la parte más peligrosa, que es necesario hacerla con todas las partes del cuerpo cubiertas y protegidas, y con ningún niño cerca. Se compra en la ferretería fosfato trisódico y se arma una solución que contenga 1 galón de agua tibia, una taza de blanqueador y 6 cucharadas de este producto (en lo posible armar la misma dentro de la chimenea). Debe leer previamente la peligrosidad del fosfato trisódico y su forma de desecho, en el envase..

Lo que hará será con mucho cuidado sumergir el cepillo en la solución, dejar que escurra y comenzar a pasarlo desde arriba hacia abajo en la pared de la chimenea (solo en la parte visible). La idea es quitar el color negro que queda impregnado.

5-Es bueno también corroborar por lo menos una vez al año la buena circulación del humo en la zona superior y evitar cualquier tipo de tapado de las ranuras de salida.

Te puede interesar:

Chimneneas de gas: cómodas, seguras y elegantes

Chimeneas decorativas de Planika

Chimeneas modernas de Vauni

Escrito por | 3 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Consejos

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta